‘Confessions of vulva’ invita a las mujeres a descubrir sus genitales

Vulva

Ilustración: Confessionsofvulva.com

Era 2019. Gabriela de Souza estaba cenando y tomando vino con su rommie y otras dos amigas feministas. Era una especie de “noche de brujas” en la que comenzaron a charlar de la vulva.

Ninguna había hablado del tema antes. Nunca. Gabriela les contó que cuando era pequeña creía que la suya era fea. Las otras tres chicas opinaron lo mismo. Después de aquella noche de reflexiones, volvió a sacar el tema con otros grupos de amigas “y siempre era lo mismo. Ninguna hasta el día de hoy me ha dicho: ‘Oh, yo siempre he amado mi vulva'”.

Gabriela de Souza es la fotógrafa feminista detrás de ‘Confessions of vulva‘, un proyecto fotográfico que anima a las mujeres a observar y sentir su órgano sexual.

“Es urgente hablar de la vulva porque la mayoría de las mujeres no sabe lo qué es. Piensan que vulva y vagina son lo mismo y no es así. La vagina se encuentra en la vulva y es el agujero por donde somos penetradas o fecundadas. En la vulva está todo el placer. En la vulva también encontramos el clítoris, el amado clítoris”, explica la la fotógrafa nacida en Brasil en 1988.

Con el objetivo de realizar un libro que recopile diferentes historias sobre cómo han convivido las mujeres con su vulva, la artista las convoca a compartir su historia.

vulva
Foto: Confessions of vulva/Instagram

Para impulsar la difusión de su proyecto, De Sousa creó una página web que abre con una gran foto en blanco y negro en la que muestra un close up de su vulva, sobre la imagen se puede leer una breve leyenda: “Esta es mi vulva. Puedo ver la imagen de la Virgen María en ella”.

Mostrar su propia vulva es parte de la misma historia: “Yo crecí con mucha vergüenza genital. Cuando era pequeña pensaba que mi vulva era fea, extraña, rara. Nunca tuve la oportunidad de ver otras vulvas. Si lo piensas, ¿dónde puedes ver vulvas si no es en el porno?, las muñecas no tienen vulva y menos lo tienen las Barbies”.

“Cuando cumplí 17 empecé a tener relaciones sexuales con mujeres y fue recién ahí donde empecé a observar y conocer otras vulvas. Con los años me di cuenta de que ninguna vulva es igual a otra, que existen muchos colores y grosores de labios y clítoris. Tener relaciones sexuales con mujeres me ayudó a darme cuenta de que mi vulva era hermosa, al igual que todas las que vi”, señaló quien actualmente vive en Berlín.

Esta reflexión llevó a Gabriela a cuestionarse qué pasa con las mujeres heterosexuales que no ven otras vulvas y, sobre todo, por qué saben más del pene que de la vulva.

En el texto con el que habla de sus razones para crear ‘Confessions of vulva’, la fotógrafa menciona la frase “Quiero ser vulva y no sólo vagina”, con la que hace referencia al papel de las mujeres como sujetos de deseo: “Quiero desear, tocar y descubrir muchos cuerpos sólo por placer. Ser el rol de mujer que seduce y que no siempre espera ser seducida”, escribe.

“Siempre las mujeres hemos esperado a ser conquistadas, a que alguien se quiera casar con nosotras y ser felices para siempre. Eso nos enseña Disney, ¿o no? El hombre es el que conquista, es el que sabe lo que quiere y va por ello. La mujer se supone que solo espera ser la elegida. Ella no desea, ella es vagina no vulva”.

La artista señala que, en ese sentido, hablar de la vulva es una forma de revolucionar el placer. Para la fotógrafa es elemental que sean las mujeres quienes “decidamos sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Sobre la orientación sexual, el género, la maternidad, el decidir cuándo y con quién quiero tener sexo o no”.

vulva
Foto: Gabriela De Souza en Confessions of vulva

Con su libro, Gabriela de Souza no sólo busca visibilizar las vulvas si no también invitar a las mujeres a estrechar la relación que tienen ella: “Para muchas mujeres es un órgano olvidado”, lamenta.

La fotógrafa admite que cuando empezó el proyecto no pensó que sería tan difícil. A pesar de que muchas mujeres lo apoyan, ha recibido pocas confesiones. Aunque su objetivo es recopilar 100 historias, con su respectiva foto o dibujo, hasta ahora solo ha recibido 15. “Sé lo difícil que es hablar y sanar estos temas”, señaló.

“Me encantaría que este proyecto sanara a muchas mujeres, que nos leamos las unas a las otras y que no nos sintamos nunca más solas y avergonzadas de nuestros genitales”.

El material que le han enviado, la lleva a reflexionar: “No sé que es más difícil, sacar la foto o sentarte y reflexionar de nuestra sexualidad”; hay participantes que le han enviado la foto y no el texto o el texto y no la foto.

Finalmente Gabriela de Souza abre su convocatoria a las mujeres trans: “Para mí no todas las mujeres tienen vulva y no todos los hombres, pene. Me encantaría recibir sus confesiones. Creo que ellas también tienen mucho qué decir y me encantaría leerlas”.

Gabriela de Souza es una fotógrafa feminista de 32 años, nacida en Brasil y criada en Chile, en donde estudió publicidad. Más tarde se trasladó a Argentina, ahí tomó cursos de fotografía y dirección de arte. Su falta de pertenencia a esos países, la llevó a buscar un lugar digno y seguro para vivir en su condición de mujer, latina, queer. Desde hace dos años y medio reside en Alemania, país en el que estudia sobre la comunidad queer e identidades de género.

Para participar en ‘Confessions of vulva’ envía un correo electrónico con tu foto y tu reflexión a confessionsofvulva@gmail.com. Descubre más de este trabajo en su cuenta de Instagram.

Sandra Lucario

Mexicana, 37 años. Estudié periodismo en la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. He trabajado en Quién.com, Chilango.com, Garuyo.com, HuffPostMéxico.com. Actualmente trabajo en Univision.com y estudio una maestría de fotografía y estudios visuales.

Leer previa

Tejer redes en Ciudad Neza, el compromiso de Colectiva Moradas

Leer siguiente

Del humor, el miedo y las mujeres