La visión femenina del placer sexual: arte erótico vs pornografía

Arte erótico

El amor apasionado tiene un color: el ‘fruit dove’, nombre del rosa tono grana cochinilla que Alina Patsyuk encontró en el sitio de Pantone y que usa en sus obras de arte erótico, en las que ilustra la visión femenina del placer sexual.

“Un día encontré este rosa y decidí usarlo en mi arte. Siento que este color es como el amor apasionado. El amor es lo más importante aquí (en su obra) y en nuestra vida”, explica la joven artista rusa de 25 años, que responde nuestras preguntas vía correo electrónico.

placer sexual

¿Por qué te interesa el arte erótico?, le preguntamos tras recorrer detenidamente su cuenta de Instagram Lnpnd.pink, y advertir que el cuerpo femenino protagoniza sus creaciones en lineart, que hasta ahora Instagram no ha atacado con la mano dura de la censura. “Me encanta el cuerpo de la mujer”, nos responde. “La feminidad, la pasión. Es un poder maravilloso que todos deberían apreciar. Amo el erotismo y el sexo”, agrega.

Quien estudió economía en Kaliningrado, Rusia, después de que sus padres la alentaran a practicar más deportes y matemáticas, dejó su pasión infantil por el dibujo para ir a la escuela. Una vez que terminó la Universidad, volvió a tomar sus materiales y ahora dibuja todos los días. De estas prácticas diarias resultó Lnpnd.pink, una colección de dibujos inspirados en su cuerpo, en otras personas, en películas, en música, en todo.

placer sexual

Sus ilustraciones están protagonizadas por el cuerpo femenino que, para ella, “es una belleza, es paz”, pero también por el amor propio, aquel que “trata de comprender tus necesidades, lo que te gusta y lo que no te gusta”. Este tipo de amor que se basa en sentir con el propio cuerpo, porque “el cuerpo y la psique están en contacto cercano”

Su obra erótica le sirve de escaparate para hablar de varios temas: primero, de que “las mujeres están igual de interesadas en el sexo que los hombres. Ellas también se masturban. Y está bien”, señala.

Además, su obra comunica el mensaje de que todas las mujeres pueden hacer lo que quieran sin sentirse avergonzadas: “El slutshaming (que te culpabilicen aludiendo a comportamientos o deseos sexuales diferentes a los ortodoxos)​​ es algo estúpido, pero muchas mujeres temen ser tildadas así o sentirse así hoy en día”, reclama.

En segundo lugar, le interesa hablar de placer sexual femenino porque mientras más personas hablen de él y vean arte sobre un tema que todavía es considerado un tabú, más rápido desaparecerá la creencia de que las mujeres no están interesadas en el sexo o de que no pueden hacer lo que quieran con su cuerpo y con su sexualidad.

Placer sexual

En lnpnd.pink, Alina Patsyuk se centra en el placer femenino como una crítica a las diferentes formas en que hombres y mujeres han aprehendido del tema. Mientras ellos “están seguros de que son buenos en el sexo porque vieron mucho porno, las mujeres no pueden decir cómo les gusta por diferentes razones”, hay un impacto negativo de la pornografía y un problema de comunicación, precisamente por los tabúes sobre placer sexual que se le han impuesto a las mujeres.

Alina se despide agregando que no importa si eres heterosexual, homosexual, bisexual, etc., “debes respetar cada relación que sea mutua y que te haga feliz”. Finalmente, espera “que la inteligencia artificial de Instagram aprenda a ver la diferencia entre violencia y placer mutuo” y no censure imágenes como las que ella crea.

En este link puedes comprar alguna de sus obras.

Sandra Lucario

Mexicana, 37 años. Estudié periodismo en la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. He trabajado en Quién.com, Chilango.com, Garuyo.com, HuffPostMéxico.com. Actualmente trabajo en Univision.com y estudio una maestría de fotografía y estudios visuales.

Leer previa

Estos calzones de vulva quieren normalizar la anatomía sexual

Leer siguiente

Humanos en tiempos de coronavirus