15 reflexiones feministas de Simone de Beauvoir

simone de beauvoir

En abril de 1975, Simone de Beauvoir apareció por primera vez en televisión. Fue entrevistada por  Jean-Louis Servan-Schreiber, quien la cuestionó sobre diferentes temas: aborto, relaciones de pareja, comunismo, trabajo doméstico, estrategia feminista.

Quien aseguraba que “la hembra no debe ser prisionera de su especie” ha marcado a varias generaciones con sus reflexiones:

“La liberación femenina es similar a la lucha de clases”.

“El género es una construcción cultural sobre el sexo”.

“Fecundar y amamantar no son actividades, son funciones naturales que no suponen ningún proyecto”.

Estas son algunas frases que compartió, quien escribió ‘El segundo sexo’ y a mediados del siglo XX redefinió el rol de la mujer. Puedes verla aquí.

1

“Ser mujer no es un hecho natural, es el resultado de una historia: la historia de la civilización y la historia de su vida (la que crea en ella el eterno femenino). No existe ningún instinto biológico o sicológico que defina a la mujer como tal”.

2

“Es evidente que ha habido siempre una voluntad de los hombres de hacerse con el poder”.

3

“Como nunca quise casarme ni tener hijos, no he tenido una vida doméstica que es lo más opresor para la condición femenina. Había escapado a la servidumbre que implica la condición femenina. Más tarde, cuando empecé a reflexionar, a mirar a mi alrededor, vi la verdad sobre la condición femenina. La descubría en gran parte al escribir ‘El segundo sexo'”.

4

“Si las mujeres hiciesen una revolución en el ámbito del trabajo doméstico, si lo rechazaran, si obligaran al hombre a hacerlo con ellas, si dejase de ser un trabajo clandestino al que están por así decirlo condenadas (ya que pasarse toda su vida en un trabajo que no tiene nada de productivo es una condena), toda la sociedad se transformaría”.

5

“En conjunto, los problemas de las mujeres están completamente subordinados a los de clase”.

6

“He comprendido que existe una lucha puramente feminista y que esta pelea es contra los valores patriarcales que no debemos confundir con los capitalistas. Parece imposible que el destino de la mujer cambie profundamente si el destino de la sociedad no cambia profundamente en cuanto a la lucha de clases. Pero también parece ilusorio que la lucha de clases sirva por completo, tiene que existir una lucha específicamente para la mujer. Es una lucha que debe nacer específicamente de las mujeres”.

7

“Una de las ideas del movimiento de la liberación de la mujer es que las mujeres se reúnan, que hablen sobre lo que viven dentro del hogar, que perciban la injusticia que se les produce. Si en vez de sentir esa injusticia de manera individual, las mujeres hablaran entre ellas, sin hombres delante, e intentaran buscar soluciones, se ahorrarían mucha amargura. Podrían tomar conciencia de su situación, reflexionar sobre ella y luego unirse para cambiarla”.

8

“Las feministas nos negamos a la desmovilización, queremos seguir con la lucha y que esta sea dirigida por las mujeres y para las mujeres”.

9

“No podemos esperar que el gobierno, que es favorable al orden actual, dé satisfacción a las mujeres que reclaman un cambio tan grande que perturbaría ese orden”.

10

“Los privilegiados siempre quieren mantener sus privilegios. Es natural (…) La ideología de izquierda es luchar contra los privilegios. Por lo tanto deberían darse cuenta, deberían de ser más sensibles”.

11

“En cuanto a la lucha de sexos, los hombres que pueden ser totalmente de izquierdas en cuanto a la lucha de clases, no lo serán del todo respecto a los valores patriarcales, masculinos”.

12

“Es muy raro que un hombre pueda comprender realmente lo vivido, la experiencia de lo vivido de una mujer, precisamente porque no lo han vivido (…) No se dan cuenta para nada de la coacción que puede ser para una mujer el sentirse todo el tiempo más o menos en peligro”.

13

“Sería necesario que los hombres tomasen parte del cuidado del hogar y de la educación de los hijos, exactamente de la misma forma que las mujeres. Tendría que compartir todas las tareas. Sería necesario también que el hombre renunciase a la autoridad que pretende ejercer sobre la mujer (…) Conductas sin dignidad son impuestas a las mujeres por la tiranía de algunos hombres”.

14

“A las mujeres se les han convencido, de tal manera, de que ser una verdadera mujer significa dejar al marido trabajar (…) La independencia económica es la primera condición para tener también una independencia interior, moral, mental. Porque sin ésta están obligadas a tener las ideas de sus maridos, a someterse a los caprichos y deseos de sus maridos”.

15

“Una mujer que se queda con su marido únicamente por el dinero, porque ella misma no tiene los medios para buscarse la vida por ella misma, es una mujer que ha abdicado de su valor y su dignidad como ser humano”.

16

“La desigualdad es flagrante, y más si se tiene en cuenta que los padres siguen pensando: ‘Bueno, la chica de todas maneras se casará, no es necesario sacrificarse mucho por ella, haremos los sacrificios por su hermano”. Es una injusticia que lleva a muchas mujeres a una revuelta muy profunda cuando tienen realmente el deseo de llegar a ser alguien, a hacer algo interesante y se les niegan los medios para dárselo solo al chico, que a veces es menos talentoso y menos capaz”.

17

“El sexismo es la actitud que pretende establecer discriminaciones entre los seres humanos por sus sexos”.

18

“Hay mujeres que piensan que no es posible vivir con un hombre o simplemente amar a un hombre y ha mujeres que piensan que sí existe esta posibilidad. Yo sí he logrado vivir mi vida con Sartre, porque nunca hemos vivido juntos. Es mucho más importante, más que estar casados o no, el hecho de vivir juntos. Es lo que aporta más perturbaciones en una pareja. Hay mujeres que piensan que se puede vivir con un hombre. No hay, sin embargo, que caer en todas las trampas de la femineidad. Esto nos obliga a tener mucha vigilancia. Siempre estaremos tentadas a hacer una excepción para el hombre elegido”.

19

“Quizá es más difícil para los hombres porque siempre es agradable tener a alguien completamente pasivo, sumiso, a tu lado. Aunque luego las mujeres se lo hagan pagar con las famosas escenas conyugales, un reflejo de la opresión de la mujer”.

20

“Existe un abuso por parte del hombre que hace que las conquistas de las mujeres se vuelvan rápidamente en su contra. Mientras se consideraba a la mujer como pura, virgen, se veía en ella a la madre, la hermana o la esposa, uno no se atrevía a brutalizarla como se hace hoy en día”.

21

“El rechazo al trabajo doméstico tal y como se plantea hoy en día, así como a la maternidad, que tiene la tendencia a hacer de la mujer una esclava. El combate debe ir contra la maternidad esclava, contra la esclavitud doméstica”.

22

“Enseñar a las mujeres a hablar entre ellas les ayuda a concienciarse de la injusticia de su condición y rechazarla. Si se sienten unidas, respaldadas, si saben que hay otras mujeres que luchan de l amisma forma, estarán mucho más preparadas para iniciar esta lucha”.

Sandra Lucario

Mexicana, 37 años. Estudié periodismo en la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. He trabajado en Quién.com, Chilango.com, Garuyo.com, HuffPostMéxico.com. Actualmente trabajo en Univision.com y estudio una maestría de fotografía y estudios visuales.

Leer previa

Así nos reprime el patriarcado: mis orejas

Leer siguiente

El feminismo le ganó al machismo, una historia de éxito