Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva)

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 1

Una cosa que me preocupa mucho es que las mujeres (cisgénero) no conocemos nuestro cuerpo. Leía hace poco un artículo en el que la autora le propuso a un grupo de mujeres dibujar un pene, todas lo hicieron; a la hora de pedirles hacer lo mismo con una vulva no sabían por dónde empezar.

Pues, bueno, la página de Instagram This is a vulva publicó una serie de imágenes en las que ilustra qué tenemos allá abajo, cómo lo tenemos y por qué lo tenemos. Obviamente no en todas es igual, así que al terminar de leer este artículo te invitamos a tomar un espejo, asomarte y descubrirte.

Vagina

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 2

Es el tubo muscular del que salen los bebés, la sangre y la secreción menstrual; y en donde entran las copas menstruales, los dedos, los penes, los tampones y los juguetes sexuales.

La vagina va de la abertura vaginal al cuello uterino. No es lo mismo que la vulva. La vagina está dentro del cuerpo. La vulva ya la veremos más adelante…

La vagina es un tubo fibromuscular que puede contraerse y expandirse. Sus lados se tocan entre sí cuando no contiene nada y se abren cuando algo se coloca dentro. Coloca un dedo, aprieta y siente cómo la vagina te da un pequeño abrazo.

El tamaño de la vagina cambia con tu excitación. Cuando no estás excitada, mide entre cinco y 10 centímetros de largo; cuando sí, crece: podría llegar a medir 20 cm.

La abertura vaginal está cubierta o rodeada por el  himen, una membrana frágil, delgada y en movimiento.

Vulva

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 3

La vulva contiene todo lo que veremos a continuación: el vello púbico, los labios mayores, los labios menores, el vestíbulo, la abertura vaginal, el clítoris, la capucha del clítoris, la uretra y el perineo (la piel que se encuentra entre el ano y la abertura vaginal).

La vulva es exterior.

Cada una es diferente. Tus labios no son los mismos que los de tu mejor amiga. La uretra y la abertura vaginal no estarán en el mismo lugar que los de ella. Tu vello púbico tiene un crecimiento particular. La capucha de tu clítoris puede ser o muy pequeña o muy grande, y así con el resto de las partes que te integran.

Toma un espejo, observa cada parte y descubre su belleza natural. Aprende a conocerla para que, si en algún momento ves algo raro o diferente, no dudes en visitar a tu ginecóloga/o de confianza.

Vello púbico

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 4

Si sobreviviste a la era de la depilación láser, podrás identificarlo sin problema. Se trata de un medio de protección de la vulva. Su función es actuar como un cojín ante cualquier golpe y durante el sexo. Además, ayuda a eliminar el sudor y la humedad.

Tu vello púbico es como tu pelo: puedes dejarlo crecer, recórtalo, afeítalo, teñirlo, encerarlo, raparlo con la inicial de tu nombre… Lo que no puedes hacer es avergonzarte de él o permitir insultos que pretendan hacerte sentir mal.

Si quieres eliminarlo por ti misma, asegúrate de que tu afeitadora esté limpia.

Recuerda que cada vello está unido a una terminación nerviosa, por lo que bien podrías intentar ahora mismo pasar los dedos sobre él o jalarlo suavemente o fuertemente, en una sola dirección, o en dos, incluso arremolinarlo, qué más da. Es tuyo. Tú decides.

Labios mayores

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 5

Se trata de repliegues fibroadiposos (esto es, con tejido glandular y tejido graso) que también funcionan como protección para tu área vulvar.

Los labios mayores son externos y sobre ellos crece el vello púbico.

Actualmente hay una tendencia para rejuvenecer los labios mayores, ¿necesitamos hablar respecto a lo absurdo que esto suena o es? Pensamos que no. Tal vez solo referir que la labioplastia conlleva muchos riesgos, incluida la pérdida de sensibilidad en el clítoris y el área vulvar.

Labios menores

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 6

Son tus labios internos. No tienen pelo y pueden variar en longitud, color y textura, tanto en comparación con otros labios como entre sí. Pueden ser asimétricos, como tus senos.

A lo largo de tu vida (pubertad, embarazo, menopausia) cambiarán de tamaño, forma, color y textura; también varían durante todo el ciclo menstrual.

Cuentan con tejido eréctil, lo que significa que también se transforman cuando estás excitada: se vuelven más grandes y oscuros.

Los labios menores ayudan a proteger tu vestíbulo (mira el siguiente punto) de las bacterias y tu apertura vaginal.

También son objeto de cirugías estéticas.

Vestíbulo

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 7

Área interna, sin pelo y húmeda. Se ubica debajo de los labios, alrededor de la abertura vaginal y alberga la uretra.

La piel aquí es similar a la de la vagina. Los labios y el vello púbico lo protegen.

Contiene las glándulas de Skene y las de Bartholin. Ambas implicadas con la secreción de líquido durante la estimulación sexual, que se une a la lubricación natural que produce la vagina.

Clítoris

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 8

Pues no, el clítoris no es un pequeño botón en el exterior que al ser pulsado provoca orgasmos. El clítoris es en realidad un órgano que puede medir hasta 9 cm de longitud.

Está esencialmente en todas partes alrededor de la vulva (pues envuelve el túnel vaginal), por lo que es el responsable de que la estimulación alrededor de esta área se sienta taaan bien. Sus terminaciones nerviosas incluso se extienden hasta los muslos.

Cuando estás excitada, el clítoris se llena de sangre y crece.

Está formado por el glande del clítoris (el “botón” que está a la vista), el capuchón del clítoris, el tronco del clítoris, el cuerpo cavernoso y la raíz del clítoris.

Sólo en la punta del clítoris hay más de ocho mil terminaciones nerviosas, el doble de las que tiene el pene.

Es la parte de nuestro cuerpo femenino que cumple el único propósito de darnos placer.

Este es mi cuerpo (un recorrido por las profundidades de la vulva) 9

No olvides seguir a This is vulva y unirte al movimiento para seguir normalizando las vulvas.

Sandra Lucario

Mexicana, 37 años. Estudié periodismo en la UNAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. He trabajado en Quién.com, Chilango.com, Garuyo.com, HuffPostMéxico.com. Actualmente trabajo en Univision.com y estudio una maestría de fotografía y estudios visuales.

Leer previa

Paro de mujeres en México, esto es todo lo que podría lograr

Leer siguiente

Así nos reprime el patriarcado: mis orejas